DERECHOS Y DEBERES HUMANOS

Wilfredo Ventura, M.D
Miami, Oct./16/00

Hemos asistido en más de ocasión a la ciudad de Ginebra, Suiza, para defender los derechos humanos del pueblo cubano, desaparecidos de la faz del territorio isleño desde 1959, fecha en que arribó la mil veces fatídica tiranía comunista.

Mucho antes de esta fecha (1959), radicados en París en 1957, un grupo de cubanos que allí nos refugiamos de la "dictadura" batistiana, constituímos el COMITÉ DE LOS EXILADOS CUBANOS DE LA LIGA DE LOS DERECHOS DEL HOMBRE, entre otros recuerdo los nombres Salvador Capote Llano, los pintores Orlando Llanes y Jamís Fallá, Walterio Carbonell, Libio Morales, Rafael Ortiz, Juan Manuel Cartas, Pepe Rodrígez-Feo, el que suscribe Wilfredo Ventura, presidía el comité cubano. El Comité Central estaba presidido por un refugiado republicano español cuyo nombre se me escapa. Celebramos varias reuniones en París y asistimos en dos acasiones a Brusellas, Bélgica, donde discutimos en un salón del Palacio Real con el Rey Baudino, la necesidad que tenía todo ser humano a que se respetara su derecho a pensar, expresarse, vivir, trasladarse, ser defendido adecuadamente en los tribunales dado el caso, en fin, a decidir su vida como mejor lo estimara.

Lo que no discutimos en aquellas ocasiones, fué, cual debía ser el comportamiento de cada ciudadano para la comunidad en que se desenvolvía, que deberes tenía para aquella sociedad.

A mi regreso a Cuba el 2 o 3 de Enero del 59, creí que todo aquello que se había discutido en París y Brusellas quedaría plasmado en las primeras layes revolucionaria. Cual fué mi decepción, pués aunque yo no era del 26 de Julio, sino del Directorio Estudiantil Revolucionario 13 de Marzo, creí que todos los grupos revolucionarios luchábamos por la misma causa. Creí además que el máximo líder, o mejor el máximo canalla, había madurado y había recapacitado de sus andanzas pandilleras y gansteriles, y en los tiempos de la Sierra Maestra se había regenerado, que bien pudo haber sido. Luego del circo romano en que fué sentenciado a muerte el militar Sosa Blanco sin permitírsele una defensa adecuada, más tarde la anulación del juicio de los pilotos del ejército batistiano, donde fueron absueltos por un Tribunal Revolucionario, llegó una orden directa del dueño de la revolución y actual tirano de Cuba, anulando la sentencia de absolución y además implicaba hacer un nuevo juicio, sin los cánones de la Justicia, de apelaciones reglamentatias y que trajo como consecuencia el suicidio o asesinato del Presidente del Tribunal Revolucionario, que los absolviera por falta de pruevas,Comandante Pena, escribí dos cartas al Comité Central de la Liga de los Derechos del Hombre, denunciando y condenando cada uno de los hechos y pidiendo se denunciara al Mundo, lo que estaba pasando con el advenimiento de los barbudos. Nunca recibí respuesta. Luego pensé en dos posibilidades: a) que el Gobierno Revolucionario las hubiera interceptado y destruído. Menos posible, pués creo que en tal caso hubieran tomado rapresalias en mi contra; b) que fuera una maniobra internacional para ganar el poder y sostenerlo. Hoy después de más de 41 años de tiranía comunista, estoy totalmente convencido de la posibilidad (b), me he dado cuenta que la Liga de los Derechos del Hombre era una entidad comunista, dirigida por los españoles Republicanos Comunistas exilados en París, y a quienes nosotros, los exilados cubanos, inocentemente les ayudamos en sus maniobras mentirosas y deshonestas. Atando cabos recuerdo que por aquella época (del 57 o 58), se celebró un congreso de juventudes comunistas en Moscú, al cual me invitaron con los gastos pagados, y daban un pasaporte especial para que el nuestro, el cubano, no fuera acuñado y así evitar algún tipo de acción por las autoridades americanas. Por supuesto que me negué rotundamente.

He contado toda esta historia, si se quiere sin venir al caso, secillamente para destacar que mi lucha por los Derechos Humanos del Hombre, no nació ayer.

Me sentí impotente para luchar desde ese ángulo contra la más cruel tiranía que haya tenido pueblo alguno, y como conocía al monstruo, sabía que la guerra era de vida o muerte. Comenzamos a conspirar desde entonces, hasta caer preso. Fuí confinado a la U.M.A.P. desde su inicio hasta su fin. Llegué a Miami vía Méjico en 1968.Ya en USA, estuve incorporado en varios grupos, pero las posibilidades de éxito eran escasas y me dediqué con más fervor a mi trabajo profesional, siempre desde luego, conectado directamente al proceso cubano.

A la llegada de mis compañeros de lucha en Cuba, Rolando Cubela Secades y Ramón Guín y habiendo seguido bien de cerca, el proceso iniciado desde la prisión por Ricardo Bofill Pagés a quien no conocía entonces, quien conjuntamrnte con mis amigos de luchas Gustavo y Sebastián Arcos Bergnes, entre otros, reactivé la lucha revolucionaria contra la traición de que fuimos víctimas. A la llegada de Ricardo, me fuí con Guín a verlo y ofrecerle lo poco de que disponía en aquel momento. Desde entonces hemos trabajado brazo con brazo y hombro con hombro en favor de la causa por la libertad del pueblo cubano. Creo que no existe otro cubano ni dentro ni fuera de Cuba que le dedique más tiempo, y trabaje con más desinterés en nuestra cubana causa que Ricardo Bofill.

Este recuento hasta aquí hecho, antes de llegar a la médula de lo que nos interesa destacar, es una forma de preámbulo, si se quiere personal, de lo que a continuación yo expreso y me responsabilizo.

1.- No estoy de acuerdo con la formación de Partidos Políticos de Derechos Humanos. El fundamento de todo partido político es conquistar el poder. Si un partido de Derechos Humanos llega al poder, ¿quién es, dentro del país en cuestión quien va a fiscalizar la violación de los derechos humanos, por parte de las agencias gubernamentales?. Ya sucedió en Guatemala y fue un fracaso.

2.- No estoy de acuerdo, absolutamente no, que en cuestiones de guerra, guerrillas, terroristas o como quiera llamarseles, las acusaciones de los Derechos Humanos se apliquen solamente a una de las partes, generalmente la oficial. No es posible que criminales como los de Sendero Luminoso, FARC, ELN, Paramilitares, Terroristas Musulmanes, los Milicianos Extremistas Nazis aqui en USA, y toda esa pila de delincuentes, se amparen precisamente en las debilidades de la Democracia para cometer sus fechorías. ¿No se han puesto uds. nunca en el lugar de uno de los secuestrados.? ¿qué harían si hubiesen podido hacer algo, viéndose con un collar de cartuchos de dinamita al cuello por espacio de 6 horas?. Luego de la explosión la cabeza aun la andan buscando? ¿Como tratarían ustedes si fueran padres, hermanos o hijos de los marines asesinados en un atentado terrorista en Yemen?, ¿Como hubieran actuado, de haber podido, cuando un turista en una silla de ruedas fué lanzado al mar en Italia?. Señores, sálganse de sus máscaras humanitarias y ponganse en lugar de las víctimas, que en el 99.99% de los casos son conpletamente inocentes. Nuestra misión, la de los trabajadores por los Derechos Humanos, es evitar los abusos oficiales, y hacer que se haga justicia, no encubrir y justificar a los delincuentes.

Me molesta sobremanera, cada vez que veo en las noticias publicadas como atacan a la fuerza pública, cuando por malos cálculos o por error, mueren inocentes ajenos al conflicto, criticándolos de asesinos por la falla cometida. Culpemos a los terrorista, guerrilleros, asaltantes, delincuentes etc. que de no existir no hiciera falta la fuerza represiva. ¿No se dan cuenta estos indolentes periodistas, que la fuerza pública está tratando con desalmados que lo menos que les importa es la vida de los demás?. Nunca he visto a estos artífices de la noticia criticar con la misma virulencia a los delincuentes, ilegales, asesinos, mafiosos etc. que se hacen llamar guerrilleros del pueblo, defensores de los desvalidos, amantes de la ley y la justicia. ¿Porqué no se agrupan los cazadores de noticias y hacen un equipo de hombres tan valientes y justos y visitan a todos estos marginados de la ley nacional o internacional y los convenzan de que regresen a discutir civilizadamente sus demandas o necesidades colectivas o personales en cada una de sus regiones en la mesa de negociociones?. Así podrán resolver los problemas de Colombia, Perú, Cuba, Manila, Israel, Palestina,los Musulmanes, Tibet y tantos otros.

3.- Si tanto amamos y defendemos el cumplimiento de los Derechos Humanos, ¿porqué no hemos unido las fuerzas y presionar a la ONU que haga cumplir sus acuerdos en Cuba, donde el gobierno cubano ha sido sancionado 7 años consecutivos más el año pasado y los Derechos Humanos se siguen violando como el primer día, y nada pasa?

4.- ¿Porqué los que dicen defender los Derechos Humanos se oponen a la pena de muerte, si a los sancionados se les da todas las opotunidades y muchos han estado esperando por más de 20 años en apelaciones, el cumplimiento de la sanción?. ¿Es acaso que las víctimas no son humanas, o que esas víctimas que también son humanas no tienen o no deben tener derechos humanos?. Señores quítense el falso humanismo o dejen de ser hipocrítas. Al delincuente hay que castigarlo de acuerdo con el delito cometido incluyendo la pena de muerte, que no deja de ser un mal necesario. O castíguese al delincuente con todo el peso de la ley, o supriman los tribunales de justicia y que cada cual haga la justicia por su cuenta.

5.- Debemos crear un Código para los Derechos Humanos, y actuar de acuerdo con dicho código. Aquel que no actue de acuerdo o viole los preceptos del Código no tiene derecho a ser tratado de la misma manera que el que se preocupa por respetar el dercho ajeno. No tiene ninguna moral el que defiende a un delincuente o un violador o asesino, alegando sus derechos humanos, mancillando el derecho de las víctimas o sus familiares. Para poder reclamar nuestros derechos, tenemos la obligación de cumplir con nuestros deberes.